miércoles, 7 de abril de 2010

mañana debería ser otro día

Me gustan los miércoles, una especie de ritual a media tarde me renueva, limpiando impurezas, limando asperezas, me alivia…a mi piel se adhiere una tela que me repele de los complejidades que la vida nos hace encontrar o simplemente nos hemos concienciado en buscar. En unas horas dejaré de sentirme gilipollas asique si alguien sabe como puedo jugar con el tiempo que me lo diga.

2 comentarios:

nuestro baile del viernes dijo...

Sería guay sentarte en un banco de zona transitada de tu ciudad sola o con alguien y debatir o descifrar lo que piensan, o como son sus vidas!

Theflashbacks dijo...

jajajajajaja ya lo he hecho alguna vez, además soy una chica muy observadora :D