jueves, 8 de diciembre de 2011






A veces el invierno merece la pena por una tarde afilada, o por una frase hermosa que meter en la cama. Todo lo que sucede, tiene una intención, tú y yo, mañana, tarde y noche...
Extraña ciudad ésta, que llueve tu perfume y viste de melancolía los semáforos. Muda, como los faros, que creen tu ausencia en esa dirección.
El miedo es una rueda deshinchada, un almacén de sábados usados, y en cada indecisión del pie, eliges el camino que te venza el sueño. La vida es una carta.


Apareciste media hora antes de lo esperado y en el preciso instante en el que mis ojos te encontraron, quise morirme de la verguenza. De iso facto me tapé la cara con las manos, debía pensar que ese simple acto me haría desaparecer, que ilusa, eso sólo les funciona a los niños.

Te adoro.

" si me dices que ayer
cuando llamé dormías
sucede que en cualquier parte del mundo

ha habido una pelea detenida
los garrotes en alto
y el barro a medio muslo

los coches se apartaban al arcén
las viejas le pedían 
por señas al tendero

la gente ha estado amándose en silencio
hasta que has despertado"


" Hacemos el amor a media tarde
y luego nos duchamos
y nos ponemos ropa diferente
y nos arreglamos nos maquillamos
como para borrar
un rastro impropio antes de salir

y no nos damos cuenta
de que la ciudad nos pide olor a sexo
nos quiere despeinados
igual que un folio en blanco"




Ramiro Gairín Muñoz

martes, 18 de octubre de 2011


He tenido un día horrible a pesar de ser vegetariana en mis ratos libres. Suena “deluxe”, menuda ironía. Nunca llegué a pensar que renovar mi dni caducado hace ya cuatro meses, me llevara tanto esfuerzo…eso si, fall in love me hayo de ese policía, madre mía dónde narices se esconden esos chicos en Zaragoza? Guapo y agradable, ¿qué más se puede pedir? Tendría que haberle pedido que me acompañara para que no me perdiera, pero con mi “agradable” voz made in fin de fiestas no creo que fuera el mejor momento para coquetear, le habría hecho dudar de mi sexo. 
Tres veces he tenido que ir a comisaría para hacerme el puto dni, he jurado en hebreo y me he “cagado” en mi karma, para que finalmente tenga que aceptar que voy a llevar una foto horrible en mi dni por los siglos de los siglos ¿amén? Me niego, no puede seeeeer! Y encima me ha salido acné, mis compañeras dicen que debo relajarme, que soy demasiado nerviosa, mi dermatóloga lo llama desajuste hormonal, yo lo llamo putada, sobretodo cuando mi mayor preocupación debe ser esta crema por aquí esta crema por allá, para que finalmente me levante por lo menos con los mismos granos con los que me acosté…Gracias ovarios, os debo una!!!, gracias a vosotros tengo que estar otro año con pastillas, vaya que se me engorden las tetas está muy bien, pero el culo no tanto, os debo hacer saber que ya estaba satisfecha con lo que tenía, no quiero más, gracias! Prosiguiendo con las quejas, le haré saber a mi vecina del sexto, que cuando vayamos juntas en el ascensor, si no le importa me mire a los ojos y no a los granos…tranquila, es un desajuste hormonal, ya pasé la adolescencia, ando con las hormonas revueltas…
Y para rematar, llegar al trabajo y tener una ¿reunión de personal?no podía ser otro día en el que estuviera más no se, más, como se dice, feliz?seguimientos de ventas, Barcelona por aquí, Barcelona por allá, top 25, ventas, ventas, ventas, por favor, tengo un día horrible, no dejo de moquear, me duele la garganta y me quiero ir a mi casa, mis hormonas no están para charlas, gracias.

domingo, 9 de octubre de 2011



Cierto, es como una combinación de divergencias. Me di cuenta mientras me deslizaba por alguna parte intermedia en una islilla fuera de mi universo cotidiano. En continuo incremento, pensaba en ti en los intervalos, un rato antes y un rato después. Breve y fugaz, hindagas, insistes, parodias...intrascendentemente a medias irrumpes de nuevo y te infiltras. Adaptando los sentimientos al entorno, "penetras" en la esfera privada del otro, formulas tus respuestas pendientes y tu única conclusión indica que rebosas mediocridad.

Él no quiere soltarme, y yo, no puedo retenerle

viernes, 23 de septiembre de 2011

la diferencia


Es una sensación de la cual no me despojo. Arrancar, curar, inmolarme o explotar. Todo arreglado y vuelvo a empezar. ¿ El problema reside en pensar demasiado? No lo creo.  Intento darme una pequeña tregua en un día en el que la lluvia no cesa, mientras me recorre un síntoma que me desgarra y me abrasa. He aquí mi pequeña confidencia. Mi personal escutrinio interno está lleno de dudas y orgullo, y en realidad, no se si me interesa-compensa. Esta vez no se trata de ninguna invitación a un baile de miradas perdidas, ni de sexo por sexo, ni de querer correr antes de saber andar. No se cuando dejé de reconocerte. Podría resumir el 100% de lo que pienso con tres palabras (voz en off: puede que tres sean muchas…), aunque ese porcentaje se ve inestable por mis continuas contradicciones, que van cambiando conforme yo actuo y tú, improvisas.

aínsa























sábado, 20 de agosto de 2011

Debemos dejar las posibilidades de hoy bajo la alfombra del mañana hasta que no podamos más, hasta que comprendamos por fin que es mejor saber que preguntarse, que despertar es mejor que dormir, y que fracasar y cometer un error enorme es mucho mejor que no haberlo intentado.

A veces, palabras como valiente y cobarde, antónimas absolutas cuyo significado se aleja hasta los extremos de un segmento imaginario, se tocan, se acarician, se hacen amigas. Intiman de tal manera, empatizan tanto, que un día no sabes quien es quien. Y es entonces cuando lo más valiente es ser cobarde, o cuando lo más cobarde es ser valiente. Y en ese momento, todo se vuelve del revés, y ya nada es lo que parece. Y lo malo y lo bueno van de la mano, y lo correcto y lo incorrecto saltan a la comba, y lo verdadero y lo falso nadan juntos en una piscina donde lo real y lo imaginario se divierten haciéndose aguadillas...

Y es que este calor insoportable me llena los pulmones de aire inflamable. Arde a 451 grados Fahrenheit, como ese papel que ya no sé llenar con letras, y escondida detrás del “ella” ya solo soy en tercera, ese ángulo donde el único que vive es el alter ego. Pero que suerte que ya me aburre mi corazón coraza.

Así que hoy, dejaré que ese grillo que me mantiene insomne en noches veraniegas, desaloje mi corazón y le abriré la ventana para que salte. Tengo una piscina solo para él, ya muda a estas horas, donde ese cri cri insoportable se perderá.
A veces se pierde pero siempre que la necesitas está detrás de ti para colore(arte) las pupilas con acuarelas o contarte los lunares. Recuerda que para encontrarla sólo tienes que seguir las flechas o cuando veas a Peter Pan seguro que está volando con ella. No es una va.lien.te pero le encantan las casualidades.Siempre que quieras, ella te invita a bailar encima de la cama y a comer bizcocho de chocolate.Si la encuentras, si te quedas...

Ataque de hormonas


Imagínate que eres un chico. No un chico cualquiera, eso no. Un chico de esos que escasean, de los de libreta en mano y bolígrafo repleto de ideas. Un chico de los que se sientan en bancos olvidados a crear recuerdos. Un chico de mirada perdida y sonrisa encontradiza. Un chico de esos que no llegan.
¿Lo tienes ya? Bien, pues ahora sitúate. Tú, el chico que hemos imaginado, el chico tímido y esquivo, el chico soñador y romántico, el chico de la libreta de anillas... estás apoyado en una esquina. No una esquina común, eso nunca. Es un lugar con cierta magia porque, desde esa esquina, puedes ver el vaivén de dos calles concurridas... puedes cazar historias al vuelo, puedes jugar a olvidar o encontrar sonrisas...
Ya que estamos centrados viene la parte más difícil porque, te tienes que esforzar para imaginártelo, ahora entra en escena una chica... pero no es una chica más, no es una chica común... es una chica de esas que te enamora con un pestañeo. La clase de chica que has soñado conocer toda tu vida. Con esa mirada que detiene el tiempo y esos labios que parecen contener el cielo. Es una chica que podría coger tu corazón y pisarlo hasta partirlo. Es una chica que, también, podría echar betadine a todas tus heridas. Una chica de las que no deja indiferente, una chica que lo es todo o nada.
Ahora dime, ¿qué le dirías?

jueves, 23 de junio de 2011

Anécdotas

Ayer llegando muerta a casa de trabajar, me encontré los ánimos un poco raros. Mi madre me hacía gestos para que me callara y lo primero que pensé fue, dios, que habré hecho ahora. Mi hermano de veintisiete años estaba con los ojos vidriosos, según me enteré después, se había encontrado en el acuario un pececillo panza arriba. La situación me pareció un poco cómica ya que por la mañana yo y mi madre habíamos estado diciéndole de todo al pez porque los últimos días no hacía más que morder y encorrer a Valentín (el pez, bueno el truchón en el que se ha convertido, mi regalo de san Valentín. Gracias Viki). Mi madre le perseguía con la red “superamenazante” mientras le decía, si no te portas bien te separaré eh. Yo sólo le llamaba cabrón dándole golpecitos en el cristal, a mi balleno no le hace daño nadie. Creo que mi madre todavía tiene remordimientos de conciencia.

lunes, 13 de junio de 2011

Día 13

Puntos fuera, dolores e inflamaciones finiquitadas.

sábado, 4 de junio de 2011

"Si me dices ven lo dejo todo, pero dime ven."



El autobús sólo ha tardado quince minutos en llegar, y ahí estaba, con la mirada perdida en los muelles del autobús doble de la línea 23. Ha empezado a llover, ¡pero que suerte llevo paraguas!,si, el mismo que me deja en ridículo siempre que no puede superar la fuerza de rozamiento provocada por el levantamiento de una ligera brisa. No voy a sacarlo del bolso, me apetece cerrar los ojos y mojarme, no tengo nada mejor que hacer antes de llegar a casa. Se podría haber parecido a la tormenta del domingo…no me decidí a bajar a la calle, opté por la opción más fácil, apoyar la nariz en el frío cristal y observar como esas gotitas tan pequeñas se iban uniendo haciéndose más grandes. Me iba la vida en intentar adivinar el momento en el que no aguantararían más. Tengo ganas de llorar, pero no me dejo a mi misma. Si me pusiera unos algodones en la otra mejilla, me convertiría en la versión chana del padrino, parece que lleve una ensaimada guardada en el carrillo para recenar. Estoy harta de la amoxicilina, del enantyum, del colutorio que sabe fatal, de ponerme hielo en la cara, de no poder comer, de tener que lavarme los dientes a tientas, del urbasón, del paracetamol, del espidifen,y al fin y al cabo de que el dolor no cese. Y ahí está mi muela, en la mesa, impasible, en el fondo, se debe estar riendo de mi. No se donde se mete el ratoncito perez en estos casos. Querido maxilofacial, lo llevas clarinete si piensas que me vas a quitar la otra muela dentro de diez días, esto es insufrible. No me he puesto pijama, y mi habitación no está muy ordenada, por no decir nada. ¿alineación de planetas? Ja! Me suelo leer libros cuyas portadas me llaman la atención…inspeccionando la estantería de mi hermano, me he topado con “Dónde termina el arco iris”, suena un poco moñas, pero que puedo esperar de Cecelia Ahern, autora de pd: te quiero…y a todo esto, qué hace mi hermano comprándose estos libros, no quiero saberlo. Odio ser romántica, si no lo fuera, lo de esta noche no habría pasado, parecíamos dos lesbianas rodeadas de gestos complices de enamorados, que puto asco, toda la culpa la tiene las alineaciones de los planetas, está claro.

miércoles, 1 de junio de 2011

martes, 31 de mayo de 2011

Negativos




"Desde el dormitorio de Tomás se ve la ventana del salón de Carlota; aún hay luz. Tomás se la imagina tumbada en el sofá, sumergida bajo una manta y con una copa de pacharán en la esquina de la mesa, con el mando de la televisión en la mano y pasando veloz por las teletiendas, por el decorado de las noticias, por delante de actrices desnudas y detrás de asesinos ensangrentados, saltando de puntillas por frases entrecortados, saltando de puntillas por frases entrecortadas como piedras en el agua ; se la imagina inmóvil, en un carrusel de zapping hasta dar con una tanda interminable de anuncios en la que detener el vacío que gira en la noche y en su corazón; se la imagina buscando historias en los gestos de la mujer del champú o en las manchas que no logran sacar los detergentes de otras marcas, como cuando, juntos, miraban los negativos y jugaban a interpretar las imágenes antes de ver las fotos de la playa. Se la imagina frente al televisor, sin parpadear, ante imágenes que escurren de la pantalla como lágrimas.
Tomás y Carlota se conocieron junto al kiosco de la plaza cambiando cromos de Mundo Salvaje; se conocieron hace tanto tiempo que si volvieran a encontrarse con los cromos en la mano ya no podrían reconocerse, como el verano en esos negativos sobreexpuestos donde todo no era más que un juego de manchas y colores. Carlota y su máquina de fotos siempre encima, como si ese azul oscuro fuera su único y verdadero ojo y no aquellos marrones, casi amarillos de tan claros, que tanto le gustaba mirar a Tomás. Carlota nunca positivaba los negativos en los que salían ellos; “Nosotros no nos revelamos”, decía y después repartía esos negativos con Tomás como los cromos de Mundo Salvaje. Tomás y Carlota, sin rozarse ni tomarse nunca de la mano, cómplices, confidentes  y amigos inseparables; Carlota y Tomás de casa al instituto, de casa a la facultad, siempre por las mismas aceras hasta que a ella se le quedó pequeña la ciudad.
Desde las habitaciones de los hoteles Carlota veía las calles de Londres y Nueva York: lluvia, niebla y nieve entre taxis, sirenas y muchedumbre con la que no pudo nunca acompasar sus propios pasos. En sus sueños, cuando estuvo muy lejos, siempre había alguien caminando a su lado, alguien dibujado en negativo a punto siempre de revelarse.
Ayer, junto a un semáforo, Carlota le dio de improviso dos golpecitos en el hombro a Tomás. Al principio le costó reconocerla, con ese corte de pelo y el tinte rubio. Él no sabía que ella llevaba ya más de un mes en la ciudad. Estuvieron charlando cinco minutos y se dieron dos besos antes de volverse a separar. Un negativo más sin revelar. En la casa vacía, delante de la televisión, la ciudad se hace absurda y el pacharán se acaba mucho antes que la noche.
Tomás sale a la calle: está cansado de imaginar. Si pudiera decirle, llamaría al portal de Carlota y la llevaría a recorrer las calles como cuando hablar era fácil y la vida sencilla, y en la plaza, al pasar junto a la estatua del rey, se cogerían de la mano y luego subirían a casa, como cuando vivían sus padres y subían a media tarde para oír música, y él sacaría aquella caja que dormía en el fondo de un armario llena de fotos, las fotos de todos esos negativos que él llevó a revelar cuando ella se fue.
Carlota está cansada, sin más. Si pudiera quedar con alguien y pasar el resto de la noche sin hablar…Desde su ventana se ve el dormitorio de Tomás: no hay nadie en su cama."

miércoles, 27 de abril de 2011

jueves, 21 de abril de 2011

Ni más ni menos

Domingo. Parezco sacada del diario de Bridjet Jones, excepto por lo del abogado claro. Aún no he hecho la cama y llevo el pijama más hortera que he encontrado en el cajón exclusivo para ropa de dormir. Esa ropa que no suelo ponerme claro, excepto para atiborrarme de comida de morrín después de sábados sicodélicos. Anestesiar la “resaca” ya sabes. Quiero un jersey de renos, con nariz de payaso porsupuesto. ¿Sabes? Siempre parto las cascaras de los cacahuetes en miles de pedacitos y hago montoncitos con ellos y me suelo sobresaltar-asustar cuando los autobuses hacen ese ruido seco al arrancar. El hecho de comerme un petitsuise y que al destaparlo aparezca un corazón en un fondo plateado me hace sonreir como una tonta. Si, lo más sorprendente es que mi madre nos los sigue comprando, dios, nunca he entendido por qué los envases los siguen haciendo con recovecos. Cocino con Edith piaf, the temptations o James Brown. Ahora me ha dado por hacer postres, no se por qué mi madre se compró la termomix si no la utiliza. En el fondo te envidio, y no por le hecho de que te hayan hecho un cd para la semana del periodo, si no porque odies los romanticismos, las miradas penetrantes o compartir desayunos. Basta de películas, no hay nada que más odie que alguien hablando mientras yo intento concentrarme en la sucesión de imagénes. Ando “raro”, supongo que en mi pie izquierdo ni te has fijado. ¿Sorprenderme? Tengo que irme, pero tienes 45 segundos para conseguirlo.

miércoles, 20 de abril de 2011

the romantics

-Te debo una disculpa
-Está bien, no hablemos al respecto
-Entonces tú, ¿me perdonas?
-Yo no tentaría al destino... Me hubiera gustado que me avisaras, nada importante sólo un correo diciéndome “hola Laura, te vi anoche y muchas noches más en los últimos diez años,  además de los cuatro años que salimos en la universidad, el año que volvimos a estar juntos  para intentarlo nuevamente,  y todas la veces que dormimos juntos después, pero sabes que, ahora Lila y yo estamos juntos . Aunque luché mucho con este problema, sabemos que ésto es inevitable, asique no te sorprendas cuando ella te llame para pedirte que seas su dama de honor. O sabes qué ?,otro enfoque menos directo pero igual de efectivo, “hola Laura, que bueno verte anoche, la película, la cena, y el sexo estuvieron bien, pero el problema es que no me gusta la grandeza, nos vemos en la boda. Por otro lado, diez años de amistad cariñosa y sexo esporádico e increíble con algunas noches tan divertidas, que explican el objetivo evolutivo del habla, además del tiempo que pasamos juntos escuchando música, conduciendo sin destino fijo y este hermoso lío, se termina mejor sin avisar, quizá mejor.
-Lo siento
-No, fue un regalo, un acto de total cobardía impide que una persona piense
-Hice lo que me pareció correcto, no lo hice sin seriedad
-Ah no?
-Laura, tu terminaste conmigo
-Maldito seas
-Era el último año de universidad
-No empieces
-Que querías hacer, casarte a los 21? estábamos alejados,  estaba ocupado terminando mi tesis, y tú estabas en nueva york haciendo no se que…
-Si vas a tratarme con condescendencia, piensa en algo más original
-Lo intentamos en la universidad
-Si
-Fue un problema de tiempos
-Qué? También fue accidental tu propuesta de matrimonio ? Era la mujer equivocada? déjame en paz!
-Vamos, escuchame, en secundaria fui socorrista,  fue mi trabajo favorito, me sentaba en la silla esperando levantarme muriéndome por meterme en el agua después de ocho horas. Terminaba mi turno, intentaba escapar pero cuando me metía en el agua me pasaba algo extraño me entraba el pánico.
-La ambivalencia es una enfermedad,  una enfermedad mental real
-No es divertido
-Adivinaré, de niño pedías helado de chocolate y luego, ¿deseabas de vainilla?
-No digo eso
-No entiendo,estas entre dos mujeres
-Lo que intento decir es, que me da miedo el océano
-Lo recordare la próxima vez que nade bajo tu vigilancia
-Crees tener un don especial por saber que siento Laura?
-No, creo que a los dos nos pasa
-No crees quizá, que necesite una mujer como lila?
-Cómo es esa mujer?
-No se, alguien feliz
-Insensible?
-Practica
-Ocupada
-Segura
-Rica ¡frigida!
-Estable, que no destruye a los otros para fortalecerse
-En otras palabras, lo opuesto a ti
-Si quizá
-No te enteraste? Los opuestos se atraen, y luego se aburren hasta morir
-Si aburrido es mejor que exasperante…
-Prefiero morir de excitación…Oye
-Que?
-Recuerdas el ensayo de tercer año?
-Si porsupuesto
-Los románticos desesperados,  conceptos erróneos de un movimiento
-Sólo tu comienzas un ensayo de 50 hojas la noche anterior y logras una buena nota…Oda a un ruiseñor: una canción de amor a la inspiración
-Los románticos no escribían sobre amor, si no sobre religión
-No se la diferencia, olvidado, la misma palabra es como una campana cuyo tañido me llena de tu compañía a mi soledad,  como sigue?
-No lo recuerdo
-Mentiroso
-Cualquiera puede hacer un gran gesto romántico, la pregunta es, que pasa después, lo recuerdas? recuerdas que me dijiste esa noche?
-Si recuerdo todo
-Que dijiste?
-Dije que era la noche perfecta
-Asi es
-Y?
-Como supero eso?
-Nos divertimos mucho
-Si!así es
-Que problema hay con eso?
-Cada vez que pasábamos una gran noche, la mañana siguiente entraba en pánico. ¿por qué no evitamos una vida de desilusiones y vivimos con otro?
-Es la peor excusa que escuché en mi vida, solo di que estás enamorado de ella
-Que? quieres que diga que quiero casarme contigo? que me arrepienta los próximos 50 años de este momento?
-Me inspiraste!
-Tu también lo hiciste
-Entonces debíamos estar juntos
-Lo se
-Iré a avisar a todos de que estás bien
-Pero no es verdad no estoy bien
-Tu te lo buscaste 

viernes, 8 de abril de 2011

...

-         - Por hombres cómo tú, he acabado siendo como soy
-          -Y yo, por mujeres como tú, pienso lo mismo de todas

sábado, 12 de marzo de 2011

Nudo

Esteban, ignoraba como se llamaba hasta el jueves. Era mi vecino del segundo, solía coincidir con él en el ascensor, tenía una sonrisa enigmática que me gustaba y me llamaba la atención. Sólo intercambié con él un simple saludo y el obligado qué tal y que día hace no? Típicas conversaciones para hacer más ameno el momento entre aquellas cuatro paredes. Era bajito, bueno de mi estatura, y sólo se eso, lo que saltaba a la vista y mis percepciones. Ignoraba sus inquietudes, sus sueños, sus ilusiones o sus decepciones. ¿qué sentí? Me temblaba la mano e incluso la barbilla antes de que aquellas vergonzosas lágrimas que salían despacio de mis ojos se convirtieran en torrentes imparables por los clínex que me había preparado en el bolso. Cuando su padre comenzó a gritar en medio de la misa, pensé en echar a correr para abrazar a mis padres , necesitaba decirles que les quiero, que no se como decirlo, pero que les quiero aunque no me oigan. Nunca había sentido tanto sufrimiento, no puedo llegar a saber lo que sienten unos padres que pierden a un hijo aunque me ponga en su lugar, es imposible saberlo, sentirlo…veinticuatro años, el martes le diagnosticaron leucemia galopante, y el jueves de la semana siguiente lo estaban enterrando. Me paro a pensar, en todas las gilipolleces por las que me doy o me he dado mal y me siento estúpida, y sólo me queda decirte Esteban que te fuiste arropado, la capilla estaba abarrotada e incluso había gente que no pudo entrar. Uno de tus hermanos, estaba contenido, haciendo de pilar de la familia, hasta que al verte partir no pudo más. Tendrías que haber visto como tu padre rogaba porque no te fueras, te gritaba te quiero mientras se rasgaba por dentro y fue en ese justo momento en el que muchas personas contagiadas por el dolor no pudimos más. Espero que todo mi cariño te llegue estés dónde estés compañero de viajes fugaces.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Pluriempleada


Me hace gracia llevar un walkie en el trabajo, me encanta decir cambio y corto cuando pregunto alguna referencia después de volverme loca en el almacen. Me entra la risa tonta incluso antes de decirlo, me recuerda a nuestra infancia, como cuando mamá nos trajo uno a cada uno, ¿lo recuerdas? También recuerdo cuando grababamos regüeldos en cintas de casette, pero ya habrá tiempo para hablar de eso.

lunes, 7 de marzo de 2011

Jueves

"Ahora viene cuando debería de aprender a ir aterrizando, y desenvolver todas esas noches que no vamos a tener, vete preparando, se lo que nos va a pasar, vamos a evitarnos, vamos a desarropar todos los abrazos, vamos a jugar a esperar a quien deja antes de llamar, cuando todo vaya mal. Sigues esperando que suceda algo que nos acabe separando, drama y solución de nuestra batalla de cabeza y corazón, sigo peleando, ves lo que nos va a pasar, vamos a aprendernos, vamos a desaprender todos los secretos, vamos a esperar a que el tiempo haga su trabajo y olvidar, no debemos arriesgar, es lo que nos va a pasar."

miércoles, 2 de marzo de 2011

Claro que lo recuerdo, iba con el tiempo justo una vez más. La rutinaria conversación telefónica, ya se había producido, los sudokus a los que tanto me aficioné estaban terminados, y las gratas y no tanto noticias del periódico de la comarca, estaban en mi cabeza después de dos lecturas producidas por el aburrimiento que conllevaban esas horas muertas. Había anotado suficientes reservas para saber más que intuir, que por la noche habría más trabajo del deseado por mi parte. Aquella tarde escogí para merendar tarta de queso de la casa, mi preferida, coger peso merecía la pena por el simple hecho de disfrutar de esos pequeños instantes.
Emilio, el guarda rural ya había aparecido por la puerta, me alegraba algunos minutos de mis frustrantes tardes y mientras no fumábamos el correspondiente cigarro, se unían a la conversación el responsable de la galería de arte de enfrente y el camarero del bar de al lado. Después de "arreglar" el pueblo o el país, según tocase, me disponía a regar las plantas y refrescar la terraza. Me daba una pereza enorme montar las mesas para el servicio nocturno, y cuando me ponía iba a contrarreloj. Justo en ese preciso instante agobiante, apareciste con esa contagiosa y escondida sonrisa, sin apartar tus ojos de los míos. Hacía tiempo que nadie me gustaba de esa manera, ese coqueteo y las ganas de salir de trabajar para verte surgieron sin darme cuenta. Pero sentiste todo más rápido que yo, y quizá si me hubieses concedido un poco de tiempo, me habría tirado de espaldas a la piscina saltando la distancia y superando el miedo a involucrarme. Pero se quedó en eso, es un amor de verano, mi único amor de verano.

Si prefieres cenar en la terraza podríamos elegir la 16, es la mesa más intima y con mejores vistas, aunque en la cuarta sala de la bodega, hay una mesa con mucha magia también, que me encanta. Podríamos empezar por una tablica de ibéricos y foie, aunque la ensalada de queso deberías probarla, según dicen es exquisita. De segundo...no se si pescado o carne, entrecot, solomillo...dios me gusta todo, pero elegiré la chuleta lechal para esta ocasión, ñaaaam! ¿Qué prefieres tinto, rosado? A mi me gusta el olvena hache, y como rosado, el alquézar...ummm el blanco no me emociona mucho pero como quieras. Ya estoy haciendo hueco para el postre, dios! ganache de chocolate, esponjoso con vainilla, diooooos! tarta de chocolate con nueces de macadamia y gelatina de bayleis....tienes que probarlo! anda rosita, ponme también un trocitín de tarta de queso.

martes, 1 de marzo de 2011

the temptations

Creo que lo más emocionante que me ha pasado hoy, es que casi se me lleva el viento, y que me he encontrado dos euros en el abrigo marrón, no se, quizá mañana me ataca un macarrón, esas cosas nunca se saben.

lunes, 28 de febrero de 2011





Es mi habitat, mi refugio, el lugar con el que comparto los buenos y malos momentos. Ha estado pintada de tres colores, amarillo, azul y ahora lila. ¿Por qué lila?no lo sé, no siento ninguna predilección por ese color, no se por que lo escogí, necesitaba un cambio, y simplemente lo hice. Si, podría decir que adoro los cambios. Me encantaría que el suelo no fuera mármol para ir descalza, tengo un arte increíble para no encontrar las zapatillas de estar por casa . Echo de menos la manta blanca que utilizaba antes, aunque la cama de latex me da toda la vida, asique supongo que podré superarlo. Suelo cambiar la cama de posición, horizontal, vertical, horizontal, vertical, me empiezo a parecer a mi madre ya sabes. No podría vivir sin la manta azul que me compró mi madre en Ikea, la utilizo hasta para hacer yoga por las mañanas o para ver mis pelis moñas por las noches. Me encanta jugar a las batallas con los dos “caramelos” de la cama a los que me mi madre les sigue haciendo lacitos cuando yo no me entero. Nunca bajo las persianas de la terraza por las noches, me gusta despertarme y mirar a través de los cristales ahora que todavía no han puesto las cortinas nuevas. Mis padres me han puesto un zapatero donde yo quería poner un sofá para leer después de comer mientras el sol ilumina mi cara, creo que destestaban encontrarse los zapatos debajo de la cama, pero esque era de lo más cómodo. Me hace una ilusión increíble que mi orquídea empiece a brotar de nuevo. Mi habitación no suele estar todo lo ordenada que a mi madre le gustaría, pero yo juro que lo intento mamá. Casi todos los libros que tengo en mi estantería son novelas románticas, históricas, Harry potter, un álbum de sellos que colecciono desde mi primera visita al logopeda, un cuaderno donde apunto las cosas antes de olvidarlas y un libro sobre técnicas de estudio. También tengo un álbum dónde hay fotografías de carnet de los cambios de éstos años, desde el 2003 creo. Me encanta el nuevo ambientador, o el cactus con forma de corazón. ¿sabes lo que suelo hacer? Siempre que tengo un problema y me concienzo en superarlo, escribo en un folio, ¡tu puedes!, en un sitio visible y así verlo todos los días.

domingo, 27 de febrero de 2011

Para ser realista, olvida la teoría.